lunes, septiembre 12, 2005

paseniño (poco a poco)

Hace poco más de una semana que comencé esta nueva andadura profesional, y continuo haciendo lo que hacia los primeros días, es decir, ir aterrizando en los temas pendientes y tratando de captar la forma de trabajar de la empresa para no parecer un caballo en una cacharreria. Aunque ya he detectado algunas cosillas que cambiaré, lo haré a su debido tiempo.
Durante mi trayectoria he trabajado para tres tipos de empresas (si eliminas lo de "tipos de" también sería cierto) diferentes. Primero en una empresa pequeña del sector servicios, que creció de forma muy acusada durante el tiempo que yo estuve en ella pero que cuando me fui seguia siendo pequeñita.
La segunda era una empresa industrial, lo cual ya supone que manejes un volumen de activo muy superior a una de servicios. Asimismo, su solera (50 años) hacia que el nivel organizativo y la cultura de empresa estuviera mucho más arraigada.
La empresa en la que estoy ahora, comparada con las anteriores es una especie de monstruo, como un dinosaurio de estos que pesarian 500 toneladas con un cuello muy largo y una cabeza como un melón más o menos, pues yo estoy ahi, en el melón. La oficina que dirijo, se dedica a controlar inversiones del holding en ramas diversas y a mantener la relación entre la gestión de las sociedades que está totalmente profesionalizada y los accionistas de referencia. Con lo cual, tal y como me dijeron antes de mi incorporación tengo un abanico de posibilidades profesionales muy amplio, y eso es lo que nunca tuve en mis anteriores proyectos profesionales. Además el pertenecer a un gran grupo te aporta un cierto orgullo que yo tambien desconocia. Aqui es importante tener presente el consejo de un profesor de master que intentaba enseñarnos a compatibilizar la vida profesional con la vida, que nos decia que esperaba no vernos nunca con "la camiseta" de la empresa.

Saludos a todos

lunes, septiembre 05, 2005

recién incorporado

Me he cogido unas vacaciones que no fueron tan largas como merecidas. En el puesto que dejé vacante me pidieron si podia en los últimos quince-veinte días echarles una mano y preparar un expediente para una Due-Diligence. Los que sepais lo que es, entendereis por que no publiqué nada en las ultimas semanas antes de dejar mi puesto. Para los que no lo sepais, como yo antes de esto, pues se trata de reunir un tocho impresionante de documentación de todo tipo de una empresa o grupo de empresas de cara a llevar a cabo una auditoria cuyo objetivo es dar garantias de cara a una operación de fusion, venta etc. Me ocupó todo el tiempo que me quedaba (tampoco me agobié, faltaria plus)

La verdad es que al final del trabajo, me recompensaron por mi labor de los últimos cuatro años y de esos quince días a completa satisfacción. Tras ello me cogí mis primeras vacaciones como parado, y estuve tentado a inscribirme en la oficina de empleo, pero como me podia suponer aguantar una cola de gente y no me iban a pagar nada (me dijeron, ya que no daba tiempo a que tramitaran mi expediente) si solo era por la gracia, preferí tomar el sol.

Ya está, ya estoy en mi nuevo despacho. Hoy es el tercer día y por ahora todo va muy bien (mal empezariamos si no). Por ahora me paso toda la mañana con la persona a la que sustituyo viendo asuntillos. El ambiente es muy bueno, y la gente bastante maja, al principio un poco expectantes, a ver que es lo que venia yo a hacer aqui, pero al ver que por el momento me he dedicado a ser prudente y no emitir muchos juicios de valor, pues bien. Tengo unos quince días para ubicarme y despues empezaré a verme con el Gran Jefe. Esa será la prueba de fuego.

Iré contando.

Saludetes.