miércoles, junio 29, 2005

"pues me voy"

Ayer comunique en mi empresa que en el plazo de dos meses dejarian de contar con mi agradable presencia. No se lo esperaban, y eso que hace diez meses les habia avisado. Que queria hacer más cosas, que soy un matao, que estaba dispuesto a asumir más responsabilidades, lo tipico.

En su dia la respuesta fue muy positiva y esperanzadora, pero los hechos no acompañaron a las palabras, una pena.

Nadie es imprescindible en una empresa, pero lo que si es cierto, es que supone un coste muy importante reemplazar a alguien que desempeñe la función que yo desempeño. Y estoy seguro que otro [matao] como yo no lo encuentran facilmente.

Ahora voy a empezar una nueva aventura, en otro sitio, con otra gente, con mayores posibilidades. Tambien me pagan algo más, pero ese no es el motivo.

Es la segunda vez en mi vida que cambio de trabajo, y en ambos casos he tenido sensaciones muy intensas. Es porque siempre he trabajado en empresas no demasiado grandes y mis jefes siempre ha sido los propietarios, y al trabajar codo con codo con ellos, me han transmitido un nivel de implicación que seguramente no será lo habitual en otro tipo de organizaciones.

La duda que asalta siempre es que si realmente estás comodo, ¿para que buscarse aventuras?. Pero yo creo que si el mundo es tan cambiante como lo está siendo en los últimos años, lo último que debe hacer un profesional es renunciar a asumir riesgos.